¿Cuáles son los mejores beneficios del té de manzanilla?

El té de manzanilla se ha utilizado durante mucho tiempo, como un remedio popular tradicional, para una amplia gama de problemas de salud. Hoy en día, los investigadores están explorando cada vez más su eficacia en el tratamiento de enfermedades, como el cáncer y la diabetes.

Hasta ahora, la investigación sobre la potencia del té de manzanilla se ha mostrado prometedora. Sin embargo, los estudios varían con algunas investigaciones que demuestran beneficios claros en comparación con los remedios alternativos, y otras simplemente señalan los posibles.

Para la mayoría de las personas, es seguro probar el té de manzanilla como complemento de otros tratamientos, pero no debe reemplazar los tratamientos médicos convencionales cuando las personas tienen enfermedades graves.

Datos rápidos sobre el té de manzanilla:

Las flores de manzanilla secas se utilizan para hacer té de manzanilla.
Los investigadores están interesados en los beneficios de consumir té de manzanilla.
Al igual que cualquier otro remedio a base de hierbas, no es seguro para todos.
Cuanto más potente sea el té, es más probable que ofrezca beneficios para la salud.

¿Qué es el té de manzanilla?

La potencia de varios tés de manzanilla varía, y algunos contienen significativamente más manzanilla que otros. Los tés más potentes también tienen más probabilidades de causar efectos secundarios en personas que son vulnerables a ellos. En consecuencia, es más seguro comenzar con una dosis baja y aumentar lentamente las dosis más grandes.

La manzanilla contiene sustancias químicas llamadas flavonoides. Estos flavonoides son un tipo de nutriente presente en muchas plantas y juegan un papel importante en los efectos medicinales de la manzanilla.

Los investigadores aún no están seguros de qué otros productos químicos están presentes en la manzanilla específicamente y explican sus beneficios.

Tema de interés. 7 Remedios caseros para evitar las uñas quebradizas

Beneficios del té de manzanilla

Los beneficios potenciales del té de manzanilla, para los cuales existe la mayor evidencia, incluyen:

  1. Reducir el dolor menstrual

Varios estudios han relacionado el té de manzanilla con la reducción de la gravedad de los cólicos menstruales. Un estudio de 2010, por ejemplo, encontró que consumir té de manzanilla durante un mes podría reducir el dolor de los cólicos menstruales. Las mujeres del estudio también informaron menos ansiedad y angustia asociadas con el dolor menstrual.

  1. Tratar la diabetes y reducir el azúcar en sangre

Una vez más, algunos estudios han encontrado que el té de manzanilla puede reducir el azúcar en sangre en personas con diabetes. La investigación no muestra que la manzanilla sea un sustituto viable de los medicamentos para la diabetes, pero puede ser un complemento útil para los tratamientos existentes.

De manera similar, un estudio de 2008 de ratas encontró que el consumo constante de té de manzanilla podría evitar que aumente el azúcar en la sangre. Este efecto reduce el riesgo a largo plazo de complicaciones de la diabetes, lo que sugiere que la manzanilla podría mejorar los resultados de la diabetes.

  1. Retrasando o previniendo la osteoporosis

La osteoporosis es la pérdida progresiva de densidad ósea. Esta pérdida aumenta el riesgo de fracturas óseas y postura encorvada. Si bien cualquier persona puede desarrollar osteoporosis, es más común entre las mujeres posmenopáusicas. Esta tendencia puede deberse a los efectos del estrógeno.

Un estudio de 2004, Trusted Source, encontró que el té de manzanilla podría tener efectos anti-estrogénicos. También ayudó a promover la densidad ósea, pero los autores del estudio advierten que se necesita más investigación para demostrar este aparente beneficio.

  1. Reducir la inflamación

La inflamación es una reacción del sistema inmunológico para combatir las infecciones. El té de manzanilla contiene compuestos químicos que pueden reducir la inflamación. Sin embargo, la inflamación a largo plazo está relacionada con una amplia gama de problemas de salud, que incluyen hemorroides, dolor gastrointestinal, artritis, trastornos autoinmunes e incluso depresión.

  1. Tratamiento y prevención del cáncer

Algunos estudios sugieren que el té de manzanilla puede apuntar a las células cancerosas, o incluso evitar que esas células se desarrollen en primer lugar. Sin embargo, la investigación hasta ahora no es concluyente y los científicos dicen que se necesita más trabajo para probar las afirmaciones contra el cáncer de la manzanilla. Además, la mayoría de las investigaciones se han centrado en modelos clínicos en animales, no en humanos.

Un estudio de 2012, una fuente confiable, comparó los poderes para combatir el cáncer de los tés de caléndula y manzanilla. Ambos pudieron atacar los tumores cancerosos de forma selectiva, pero los efectos del té de caléndula fueron más potentes.

  1. Ayudar con el sueño y la relajación

Se cree que el té de manzanilla ayuda a las personas a relajarse y conciliar el sueño. Sin embargo, pocos ensayos clínicos han probado esto.

En una revisión de la evidencia actual, se cita que 10 de 12 pacientes cardiovasculares se habían quedado dormidos poco después de consumir té de manzanilla. Un puñado de otros estudios que analizan modelos clínicos también sugieren que el té de manzanilla puede ayudar a las personas a relajarse.

En un estudio con ratas, el extracto de manzanilla ayudó a que los roedores perturbados por el sueño se durmieran. Muchos investigadores creen que el té de manzanilla puede funcionar como una benzodiazepina. Las benzodiazepinas son medicamentos recetados que pueden reducir la ansiedad e inducir el sueño. Algunas investigaciones sugieren que la manzanilla se une a los receptores de benzodiazepinas.

Una revisión que analiza la capacidad del té de manzanilla para reducir la ansiedad no es concluyente. Algunos estudios muestran un beneficio modesto contra la ansiedad, pero otros no.

Tema de interés. Remedios naturales para combatir el estrés

  1. Tratamiento de los síntomas del resfriado

La evidencia anecdótica y algunos estudios sugieren que la inhalación de vapor con extracto de manzanilla puede aliviar algunos de los síntomas del resfriado común. Pero este beneficio aún no está probado.

  1. Tratamiento para afecciones cutáneas leves

Un pequeño estudio de 1987 Trusted Source encontró que la aplicación de extracto de manzanilla directamente a una herida ayudaba a la cicatrización. Del mismo modo, algunos estudios han encontrado que los ungüentos de manzanilla pueden ayudar con el eccema y las afecciones inflamatorias leves de la piel, aunque no son tan eficaces como la crema de hidrocortisona.

¿Quién debería evitar el té de manzanilla?

Los siguientes grupos deben evitar la manzanilla a menos que un médico le indique lo contrario:

  • Personas con antecedentes de alergias graves, especialmente al polen: la manzanilla puede estar contaminada con polen de otras plantas, por lo que puede provocar una reacción alérgica.
  • Personas que previamente han tenido una reacción alérgica, incluso leve, a los productos de manzanilla: deben evitar la manzanilla, ya que las reacciones alérgicas pueden empeorar con el tiempo.
  • Bebés y niños muy pequeños: el té de manzanilla, al igual que la miel y algunos otros productos naturales, puede estar contaminado con esporas de botulismo. La mayoría de los adultos sanos pueden combatir la infección, pero es posible que los bebés no puedan hacerlo. Muchos médicos recomiendan que los bebés y los niños pequeños eviten la miel, y también deben evitar los productos de manzanilla.

Tampoco es seguro usar manzanilla como sustituto de tratamientos médicos probados. Si alguien está tomando algún medicamento, debe preguntarle a su médico sobre las posibles interacciones con el té de manzanilla.

El té de manzanilla se ha utilizado en la medicina popular durante miles de años, a menudo con resultados alentadores. Por ahora, sin embargo, sigue siendo un suplemento y no un medicamento.

Las personas interesadas en probar el té de manzanilla deben usarlo como complemento y no como reemplazo de su régimen de medicación habitual. En dosis regulares, como 1 a 2 tazas al día, es posible ver mejoras incrementales en la salud.