Manzanilla para relajarte

Su nombre es más que conocido: la manzanilla figura dentro de los ingredientes de muchos productos diferentes. Se la puede encontrar en perfumes, tés, cremas para el cabello o aceites aromáticos. La extendida aplicación de la manzanilla se debe a que se trata de una hierba silvestre de agradable aroma que crece de manera numerosa en muchos lugares. Además de su forma, que se asemeja ligeramente a la de una margarita por sus pétalos largos y blancos, se la identifica por su característico olor. Los usos de la manzanilla dentro de la industria cosmética se basan en esta propiedad y luego de un proceso especial se obtiene su aceite esencial que luego se destina a crear diversos productos con ella sola o en combinación con otras fragancias.

manzanilla preparada como infusión

Fuera de sus características aromáticas, esta planta contiene nutrientes y sustancias que son las que la han introducido dentro de la medicina alternativa hace ya miles de años. Los antiguos egipcios, entre otras civilizaciones, eran asiduos usuarios y trataban con ella diferentes dolencias, una costumbre que se ha extendido hasta nuestros días. La manzanilla se utiliza para tratar problemas digestivos, dolores articulares, molestias durante la menstruación y como un excelente relajante y conciliador del sueño. En la época actual, donde el estrés influye tanto en la vida cotidiana provocando enfermedades orgánicas y psíquicas, algo tan simple como tomarse un té de manzanilla puede aliviar la tensión y mejorar el descanso y autoestima.

situación de estrés que muchos sufrimos

Té de manzanilla para el estrés

Para preparar una infusión en forma casera con las flores de manzanilla pueden comprarse sus hojas secas en alguna dietética o incluso recolectarlas directamente desde su lugar de origen, aunque luego se las debe dejar secar antes de utilizarlas. El procedimiento para lograr un buen té de manzanilla es muy sencillo: tomar las hojas y flores, colocarlas en un recipiente con agua y ponerlas a hervir durante 15 minutos. Una vez pasado ese tiempo, dejar reposar otros cinco y luego colar para obtener la bebida lista para tomar. También puede comprarse el té ya listo en saquitos, para el cual sólo bastará agregar agua hirviendo y en pocos minutos estará listo para beber. Estas infusiones  pueden acompañarse también con otros productos como la miel o endulzantes artificiales que realcen aun más el delicioso sabor de la manzanilla. Se recomienda ingerir el té de manzanilla por las noches o antes de acostarse si el objetivo es tener un buen descanso y dejar atrás el estrés diario.