Manzanilla

La manzanilla es una planta de fácil crecimiento que cuenta con bastantes variedades, de las cuales dos tienen importantes cualidades medicinales y aromáticas, mientras que otras no comparten sus mismos beneficios, o bien son utilizadas para fabricar venenos fumigadores. Sus flores parecen margaritas muy pequeñas, con pétalos blancos y centro amarillo; y tienen un aroma muy peculiar. Se la suele cosechar en verano, y utilizar fresca o seca.

Las propiedades medicinales de la Manzanilla Común y la Manzanilla Romana son reconocidas desde el siglo XVIII; y utilizado especialmente para las dolencias de la mujer. Como era de esperarse por su aroma, el aceite esencial de Manzanilla es utilizado en la industria de la perfumería; y también tiene lugar en la producción de cosméticos, debido a sus propiedades emolientes.

El famoso té de manzanilla corta la diarrea, ayuda a expulsar los gases, y actúa como sedante sobre el sistema nervioso. Es también un buen remedio contra el dolor de cabeza, y para tratar problemas en la vejiga, hígado y riñones.

infusión de manzanilla, para beneficiarnos de sus propiedades

También tiene efectos beneficiosos como antiinflamatorio, antiviral, antibacteriano y antihongos, para lo cual puede aplicarse sobre la piel una infusión de uso externo preparada con unos 100 gramos de manzanilla diluidos en un litro de agua. Puede utilizarse para tratar infecciones en la garganta irritaciones en la boca, mediante buches y gárgaras.

Su presencia en champús tiene la facultad de aclarar el pelo. Para esto suele utilizarse su aceite esencial destilado, quien contiene los elementos que proveen todos sus beneficios: más de 120 componentes medicinales.

No se recomienda consumir esta planta durante los primeros tres meses de embarazo, ya que podría resultar abortiva por su facultad para relajar el útero.